top of page
Buscar
  • grisynava

SOY YO MISMA Y ELIJO DESPERTAR

“Soy yo misma y elijo despertar”. Estas palabras resonaron en mi mente como un eco durante mucho tiempo antes de que tuviera la valentía de vivirlas plenamente.


A medida que avanzaba en mi camino de aprendizaje, guiada por mis Seres Asistenciales, descubrí que existen códigos muy antiguos que todavía están presentes en nuestro inconsciente y que limitan al género femenino de maneras que nunca había imaginado 🤯.


Es por eso que este mes de marzo te lo quiero dedicar a ti, mujer, y a tu libertad.


Es mi deseo compartir contigo las creencias que considero más urgentes de abandonar. Aquellas que nos han sido impuestas y que nos han mantenido en una jaula invisible.


Pero lo más importante, quiero enseñarte cómo puedes iniciar este viaje de autodescubrimiento y liberación personal, para que tú también puedas elegir tu propio despertar.


Deja de llevar la procesión por dentro, mujer.


En nuestra cultura occidental, es común observar que los hombres eviten vivir el duelo, por ejemplo, por una ruptura de pareja. Se ha normalizado tapar el dolor con fiestas, alcohol o buscando nuevas novias.


Por otro lado, las mujeres tenemos una tendencia natural a conectar con nuestras emociones y a expresar para superar momentos difíciles. Sin embargo, esta característica femenina es vista como una debilidad en nuestra sociedad 💔.


Este pensamiento represivo hacia la expresión emocional causa un daño profundo y duradero, que va más allá de lo que imaginamos.


Querida mujer, debes saber que no eres menos persona por mostrar tu dolor y, mucho menos, por pedir ayuda. Al contrario, hay una gran fortaleza en ser vulnerable y recibir apoyo, porque precisamente eso también es parte de la feminidad: el arte de aprender a recibir.


En estos momentos se me viene a la mente una frase que habla sobre esto y que dice:

Te animo a que no reprimas lo que sientes por miedo al juicio ajeno. No lleves la procesión por dentro, más bien exprésate y sana a tu manera. Y, sobre todo, no lo hagas sola. Recuerda que no hay debilidad en buscar ayuda, al contrario, es una muestra de coraje y amor propio.



Códigos milenarios donde no existíamos:

Durante siglos, la sociedad eligió anular a la mujer a través de creencias que, aunque no lo creas, siguen vigentes hasta el día de hoy a un nivel subconsciente.


Estos códigos se han cristalizado y, sin darnos cuenta, limitan la capacidad de acción femenina a través de inseguridades que muchas veces pasan desapercibidas.


Me ha pasado y es casi seguro que a ti también 😥.


Para darte una idea, aquí te presento algunas de las más críticas:


“La mujer es la puerta de entrada al diablo”


La sensualidad siempre ha sido una característica innata de la mujer. Desde nuestra mirada hasta la forma de nuestra figura, todo atrae naturalmente al género masculino. Pero, ¿puedes creer que alguna vez se nos condenó como pecadoras por esas mismas razones?


Es difícil de creer, pero en tiempos pasados se consideraba que la sensualidad era la puerta de entrada al infierno y al pecado. Lo más sorprendente es que esta creencia sigue arraigada en nuestra sociedad hasta el día de hoy, y para muestra un botón:


Un claro ejemplo de cómo esta creencia sigue afectando a nuestra sociedad se puede ver en la manera cómo se juzga a las mujeres en relaciones extramaritales.


A menudo, es la amante quien recibe el peso de la crítica, a pesar de que es el hombre quien tiene la responsabilidad de mantener la fidelidad en su relación. La excusa de que "es hombre y esa es su naturaleza" no es más que una manera de justificar la infidelidad masculina y continuar perpetuando la idea de que la mujer es la culpable por ser sensual.


“La mujer es un mal necesario” ¿Para qué? Para procrear.


No es una novedad enterarnos que la historia de la mujer ha sido marcada por siglos de opresión, donde su valor era equiparado al de un objeto. Y aunque la sociedad ha evolucionado, debemos ser conscientes de que aún continúa el estigma de que la función principal de la mujer es la procreación.


Este código sigue vigente y te voy a decir de qué manera:


¿Te has dado cuenta de la enorme presión que ejerce la sociedad para que la mujer tenga hijos? Se nos juzga si tomamos la decisión de no ser madres, como si nuestra valía dependiera de nuestra capacidad de criar hijos.


¿A poco no has escuchado un comentario de esos alguna vez?, ¿verdad que duelen?


Mujer, escucha bien: tu valía no depende de tu capacidad para engendrar vida. Eres valiosa por ti misma, por tus cualidades, tus logros y por ser la dueña de tu propio camino. Rompamos juntas con este estigma y empecemos por no juzgarnos entre nosotras, ¿qué te parece? 😉


“La mujer es impura por su menstruación” 🩸.


La creencia de que la mujer era impura simplemente por menstruar es una de las muchas ideas antiguas que se han utilizado para justificar la discriminación hacia la mujer e incluso para oprimirla.


Seguro que te suena lo que te voy a decir, querida.


Esta idea sobre la menstruación, junto al desprecio por la sensibilidad femenina, ha contribuido a la creencia de que las mujeres somos menos capaces que los hombres, o como se nos llamaba: “el sexo débil”.


Esto ha tenido un impacto en muchos aspectos de la vida, desde la educación, hasta la política y economía. Por ejemplo, seguro que has oído hablar de trabajos “para hombres” y trabajos “para mujeres”, ¿verdad?

Pues esta forma de pensar no solo ha limitado enormemente a las mujeres, sino también a los hombres. ¿Cómo? Obligándolos a mostrar una imagen de masculinidad y reprimiendo a menudo sus intereses y pasiones, como la cocina, la costura o la crianza de los hijos, que antes se consideraban actividades exclusivas de las mujeres.


Vaya ironía, ¿no te parece?



Conclusión final:


Querida, deseo que esta información para liberarnos quede grabada para siempre en tu interior, por ello recuerda:

  • Eres valiosa por ti misma y más poderosa de lo que sospechas. Lo que la sociedad diga sobre tus decisiones, ya sabes a qué se debe.

  • Entre más consciente seas de las limitaciones inconscientes (códigos) como género femenino, más sencillo será para ti trascenderlas en tu realidad.

  • La libertad ya es tuya, solo hace falta que la ejerzas y para ello cuentas con Guía. ¡Tú puedes!

Gracias por seguir avanzando en tu despertar y crecimiento de conciencia, mujer, porque a través de ti, despertamos TODOS.


¡Feliz Día de la Mujer a todas las mujeres maravillosas de esta familia espiritual!

Te abrazo con todo mi amor,

Grisy


¿Tienes dudas o requieres ayuda?

Tengo todo un Equipo listo para apoyarte









Comments


bottom of page