• Grisy Nava

¿Por qué te sientes vacío?


En esta ocasión, tus ángeles quieren recordarte algo: ¿crees que estás limitado por lo que haces de manera cotidiana? Tus actividades diarias son tan cotidianas que parece que eso tal vez no sea parte de tus talentos, tus dones, tu misión, porque están en lo cotidiano. Y como tú buscas lo especial, no aprecias el día a día.

Si estás buscando lo especial siempre te sentirás frustrado. Sentirás que algo te falta. Cuando dices “no sé cuáles son mis dones, no sé cuáles son mis talentos”, no hay que ir a Marte o a Plutón, a ningún lado para conocerlos. Ya los tienes y usas muchos de ellos, los utilizas en el día a día. Sólo que tu percepción está enfocada en lo especial, en algo que debe ser maravilloso. En particular hay una expectativa muy alta y eso hace que creas que no los tienes, por ello tienes que seguir buscándolos.

Por eso, hoy tus guías quieren decirte: te sientes vací@ porque eres el vacío.

Si te fijas a tu alrededor lo que más existe es espacio, es vacío. Si juntáramos, como dice Jean Pierre Garniere, toda la materia concreta del Universo, sería un chícharo, una bolita, un guisante. Eso sería la materia, todo el resto es vacío.

La mayor parte de nuestro cuerpo está compuesto de vacío. Si tú miras por un microscopio cómo es tu cuerpo, empezarás a ver todo el vacío que hay, más del 90% de tu cuerpo lo es. Pero no tienes aceptado que somos vacío, porque justamente para poder transitar esta experiencia terrenal. Necesitamos la separación de ese vacío, porque si no nos sintiéramos separados, no vendríamos a explorar esto. ¡Pero ha llegado el momento de ir regresando al vacío!


LA LEY DE LA SELVA


Como civilización humana llevamos muchísimos años explorando la vida terrenal y estamos en una época muy importante donde estamos despertando nuestra conciencia del vacío. Estamos haciéndonos conscientes de lo que hay en el inconsciente y de que quizás nuestro único objetivo en esta vida no era sobrevivir. Ya estamos saliendo de la Ley de la selva para pasar a leyes más universales.


¿Cuál es la Ley de la selva? Esa que nos hace querer sobrevivir a costa de todos los demás. Si alguien viene y me quiere quitar la vida, yo se la quito primero, por ejemplo. En esta ley siempre siempre se pone la referencia en lo externo. Crees que lo externo es lo que te define. Y crees que es lo que tiene la culpa de lo que a ti te pasa: ese es el modo supervivencia.


Cuando te hablo del vacío, quiero decir que la mayor parte de nosotros, es vacío. Pero nuestro objetivo para poder transitar esta experiencia de vida era separarnos del vacío, y esa es la razón por la que sentimos que “no nos gusta”.

Y como lo que sientes internamente es vacío, no te gusta porque no lo tienes reconocido, no lo tienes aceptado ni integrado en tu percepción. Es cuando uno dice: “bueno si soy este vacío, no me gusta lo que siento, tengo que buscar afuera en lo concreto lo que realmente soy. Porque esto que soy no me gusta”. Así empieza la búsqueda constante hacia afuera: “tengo que buscar un mejor trabajo, mejor pareja, una buena economía, buscar sentirme apreciada o amada”.

La búsqueda externa intenta llenar ese vacío que no te gusta. Pero de repente tienes un buen puesto en el trabajo y sigues sintiendo ese vacío. ¡Ah! Entonces no es el trabajo, porque cambias de trabajo, pero vuelves a sentir el vacío. Entonces dices: “si lo que tengo ya me da para vivir, seguramente el vacío debe de ser porque tengo que encontrar a mi media naranja, a mi pareja ideal”. Empiezas entonces la búsqueda de tu pareja ideal y encuentras a la pareja porque sientes el enamoramiento físico, biológico, hormonal, químico, etcétera, y dices: “aquí está la felicidad ya la encontré”.

La felicidad es, para la percepción, cubrir ese vacío. Dices: “ya encontré al hombre con el que me siento enamorada, debo de casarme, tener hijos”. Y si ya cubres ese vacío casada y con hijos, dices: “bueno si ya tengo la pareja, el marido, el trabajo, hijos que me dan amor (que dicen muchas mamás que es el amor más grande que han recibido) ¿por qué vuelvo a sentir ese vacío?”. Y así comienzas otra vez la búsqueda. Entonces supones que tienes que encontrar a Dios, porque si has hecho mil cosas y no dejas de sentir ese vacío, seguramente tienes que encontrar a Dios. Y empieza tu búsqueda de Dios y ahí sí, no lo encuentras. Y no lo encuentras y sigues y sigues experimentando, eso nunca va a parar. Todo ese proceso es el modo supervivencia.


¿QUÉ ES EL MODO SUPERVIVENCIA?


El modo supervivencia en resumidas cuentas es, no aceptar que eres vacío, hasta que llega un momento en que se agotan todas tus posibilidades. Es cuando experimentas grandes crisis. Entonces dices: “me rindo a seguir buscando. Acepto que estoy en el mejor lugar en donde puedo estar para crecer, aprender, entregarme y transitar”.

Deja de luchar por algo externo porque traes en en la locura a tus a tus ángeles. Pides el trabajo ideal, te lo dan y no estás satisfecha; te traen a la una pareja y no está satisfecha; les pides un contacto, se muestran y los niegas. Porque en el modo supervivencia nada es suficiente. Siempre quieres cubrir el vacío con lo exterior, con el instinto. Y este instinto de supervivencia es el último eslabón del modo supervivencia.

Los escalones del modo supervivencia son: primero respirar, comer, alimentarme, beber para que el cuerpo continúe. Si ya respiras, si ya comes y bebés, tu cuerpo está vivo. Viene una siguiente etapa: “estoy vivo, pero en medio de un clima adverso”. Entonces empiezas a protegerte, es el segundo eslabón de tu modo supervivencia. Y tienes que protegerte de los demás, pones diez chapas de seguridad a tu casa para que nadie vaya a entrar y te haga daño. Sales a la calle protegiéndote de todo, no sólo de las adversidades de la tierra, del clima, sino también de otros depredadores, llámense humanos. Te proteges y después dices: “ya tengo mi casa, tengo abrigo, tengo un esposo que me cuida, seguridad económica, ya está cubierta mi protección”.

Después miras que estás viva, que tienes quien te proteja, pero empiezas a relacionarte con otros y ves que otro es mejor que tú; que otro avanza más rápido. Entonces crees que tienes que ser como el otro. porque te reflejas en ese otro, a quien ves que le va mejor que a ti y vas y haces eso. Sigues en modo supervivencia.

¿Por qué te lo digo? Porque no creas que hay una receta. Si vas por la vida cumpliendo recetas, estás en modo supervivencia. Y el último eslabón de este modo supervivencia es ese vacío que hay que aceptar, el que quieres cubrir porque no te gusta sentirlo. Y aunque lo cubras con una cosa y con otra, siempre regresa el vacío, siempre. Y nunca estás a gusto.

El ego nunca está satisfecho, para él nunca es suficiente nada. No, porque tenemos que invertir la lógica con la que está percibiendo: te sientes vacío porque eres vacío.


MODO DISPONIBLE


¿Qué tal si hoy aceptas el vacío en tu vida? El universo es mayormente eso: “acepto el vacío que siento y no intentaré cubrirlo con nada”. Acepta que estás sintiéndolo y ve qué potencial hay que ingresar en ti ahora.

Porque en el vacío hay muchísima potencialidad. Entonces tú eres así. ¿Por qué vas a ser distinto al universo que te contiene? Si aceptas el vacío tienes más potencial por descubrir, por integrar. Eso sí es maravilloso, y eso sí te saca del modo supervivencia.

La velocidad de percepción nos da siempre dos vías: o veo el conflicto o veo el potencial. Hay quien elige ver siempre el conflicto: modo lento. Y se pasará la vida echando bronca. Pero, si lo que tienes te da potencial y lo logras ver: ¡Venga! ¿Qué hay qué hacer? Para eso tenemos muchos guías hermosos que están encantados de mostrarte las posibilidades que tienes.


Cuando uno dice: “¿Qué hacemos hoy? Ángeles vengan”. Yo hasta para ver Netflix les pregunto ¿qué me conviene ver hoy?. Estoy abierta a posibilidades. Y siempre me recomiendan, no es que me digan: mira escoge Breaking bad. No me lo dicen así, pero cuando yo abro la posibilidad, suelto mi idea fija en lo que quiero y me abro a otra posibilidad mejor. Entonces, haz de cuenta que haces un filtro y tu visión se enfoca en lo que más te sirve para este instante presente. Y termina siendo siempre una maravilla.

A mí no me dejan de sorprender, pero no es algo mágico, es un modo de vida. No te compliques la existencia con los demás. No te la compliques.

Tus seres asistenciales te van poniendo todo si estás en modo disponible. Con todo esto, yo quiero ir mostrándote lo que voy descubriendo. Si te sirve, si te gusta, si te resuena, ¡qué maravilla! Porque a mí me ha cambiado la vida definitivamente.

Y si algo te cambia la vida, lo que más quieres es que otros también se vean beneficiados de ello. Llegó un momento en mi vida en que las posibilidades llegaban solas. ¿Cómo explicó esto? Es como el GPS: activo el modo localización del teléfono y saben dónde encontrarme. Así tengo activada la localización en mí, y me encuentran las posibilidades. Eso te quita muchísimo esfuerzo.

En la Ley de la selva, en el modo supervivencia, tú tienes que hacer todo, tú tienes que luchar por todo, tú tienes que obligar a los demás a que sean como tú. Tienes que obligar a otros a que satisfagan tus necesidades, tienes que echarle bronca a todos los demás porque no cumplen tus expectativas y siempre te estás esforzando, siempre.

Cuando trascendemos esa capa densa que se llama modo supervivencia, las mejores posibilidades te encuentran. El vacío te encuentra y te da tus posibilidades. Esto es lo que quiero compartirte: ya deja de buscar, hoy acepta ese vacío interno, es simplemente una decisión.

Una decisión y el mensaje que te envían hoy tus ángeles es: aceptar el cambio ya. Deja de ir a lo seguro porque lo seguro es simplemente tu mente del pasado. Acepta nuevas posibilidades en tu vida porque te ayudarán a redescubrirte, te ayudarán a aceptar que eres un ser infinito, lleno de posibilidades.

Salir del modo sobrevivencia no es algo fácil, se va a transformar toda tu vida. Pero es de valientes querer dejar las estructuras pasadas. Si tienes fe, al aceptar este vacío se presentarán nuevas oportunidades. Confía en ti. Somos vacío.

Gracias por llegar hasta el final de estas letras. ¡Te envío bendiciones y nos leemos muy pronto!

Grisy Nava

______________________________________________________________________

Sígueme en mis redes sociales y página web para tener más contacto con tus Ángeles!

Facebook

Instagram

Spotify

#Vacío #Conciencia #WiFiEspiritual #Angeles #GrisyNava

© Angeli para ti. 

Whatsapp: +52 1 55 1746 6706

equipo@grisynava.com​

Lunes a viernes de 9:00 a 19:00 hr CDMX

  • Facebook
  • Youtube
  • Instagram
  • Spotify