• Grisy Nava

NIÑOS EDUCADOS POR SU FUTURO



Hoy te invito a a crecer en conciencia con este tema. Aunque yo no tengo hijos, me doy cuenta que tengo una labor como madre en un aspecto más global. Cada persona que llega a sesión o en los cursos, una parte de mí se conecta con esa esencia maternal y comparto una guía, un cuidado y un cierto amor fraternal, casi materno, como de madre a hijo.

No me canso de decir cuánto me encantan los niños me fascina ver la capacidad que tienen, es impresionante ver cómo reaccionan los niños pequeños, tanto de meses, como de uno, dos, tres o cuatro años. Ellos están muy despiertos y conectados con el futuro y tienen unas antenas receptivas para captar información de manera impresionante. Cuando hay transparencia en tu información los niños reaccionan. Desde la cuántica, nosotros somos partículas en concreto y a la vez ondas energéticas de infinitas posibilidades. Esto es lo que perciben los niños.

¿Cómo son los niños de hoy?

Los niños de hoy nacen distintos, muy distintos. Traen otra codificación, otra programación. Traen un hardware, es decir un cuerpecito que puede soportar softwares muy veloces. Hoy el futuro está reeducando al pasado.

Quizás nosotros, quienes tenemos más de 30 años, estamos con otra configuración. A nosotros sí nos educó nuestro pasado. Pero resulta que a ellos los educa, su futuro, quien a la vez, reeduca a nuestro pasado. Al de nuestros padres, al pasado de las personas que estamos en contacto con ellos. A nuestro pasado en general como especie. Los niños tienen esa misión de vida colectiva.

El futuro nos ayuda

Te menciono esto, porque entre más contacto puedas tener con niños, en modo aprendizaje, serás más receptivo para aprender y te van a ayudar mucho, porque el futuro de ellos te está ayudando a ti. Y si eres madre o padre de niños chiquitos, aprovecha esa enorme oportunidad que tienes. El futuro reeduca al pasado, no al revés. El pasado ahora ya no puede educar al presente para prever el futuro. Ese es un viejo paradigma.

Si te quedas con ese viejo paradigma vas a sufrir mucho, pues ya no podrás solucionar los problemas desde tu información del pasado, eso sólo conlleva más tiempo y la vida no se detiene por tu pasado. Un niño trae una configuración distinta, son más independientes en todos los sentidos. Tienen una característica especial, quieren independizarse del drama, pues ellos son más independientes emocionalmente. Lo cual, si eres padre, te hace sufrir mucho, porque quisieras obtener de tus niños el afecto, el cariño de acuerdo como tu chip se codificó cuando eras pequeño.

La parte emocional es muy distinta para ellos, pues no pueden conectarse emocionalmente contigo, como tú lo hiciste con tus padres. Ellos vienen con un trabajo de desapego ya incluido, del cual nosotros tenemos que aprender.

Nosotros los adultos estamos en aprendizaje, por eso es que tenemos que ir a la escuela a tomar cursos, estar en estas charlas, ver videos, leer libros. Nosotros como adultos tenemos que aprender lo que ellos traen. Traen integrada la independencia emocional, un concepto distinto de muerte, el desapego, el futuro con ellos mismos. Traen información distinta que nuestra mente de adulto aún no codifica.

Ellos ya no permiten tus manipulaciones, tus condicionamientos. Por eso te enoja mucho estar con tus hijos o con los niños chiquitos, te desesperas porque ellos son transparentes. Su inocencia está a flor de piel, pero su inocencia también abarca el que sean completamente honestos. Y, tampoco te gusta esta honestidad que traen los niños. Por eso nosotros tenemos que aprenderles a ellos muchísimo.

¿Cuál es entonces nuestro rol para con ellos?

Contenerlos, porque están tan veloces y su futuro está actuando todo el tiempo. Los niños necesitan una contención del adulto para que esto no sea una bomba atómica. Las nuevas generaciones ya no están en el trauma como nosotros por cómo nos fue en la infancia.

Es por ello que nosotros sí necesitamos ir a terapia para solucionar nuestras broncas del pasado. Y nos cuesta trabajo solucionarlas, porque nuestro chip es del paradigma anterior. Nosotros estamos codificados de otra manera. En cambio, los niños ya no van a necesitar ninguna terapia. Por eso siempre insisto en que no lleves a tu hijo a terapia. Él no la necesita, quien necesita la terapia eres tú: mamita o papito. Tus hijos sólo están actuando tus broncas, tus conflictos.

Si tú llevas a tus hijos a terapia les estás incrementando el conflicto, porque les estás sumando uno extra, que es: “tienes un problema, por eso te voy a llevar a terapia”. Mientras nosotros no podemos solucionar nuestras broncas del pasado, ellos sí traen herramientas, de tal forma que en automático pueden gestionar esta realidad. Nosotros no, tenemos que aprender.

Si tú llevas a tu hijo a terapia, le sumas un conflicto extra, algo tiene equivocado y se lo tienen que corregir.

La conexión con el Origen

No se dan cuenta los padres que el hijo tiene un lazo conectado, en donde toda la información fluye a través de este chiquito. Es querer solucionar un conflicto que ves desde el efecto, no desde la causa. Es como si tuvieras una fuga de agua en tu casa: empiezas a ver una gotera que viene por la pared, tú lo que haces para solucionar esto es comprar resanador de pared o plastilina y la colocas ahí en la pared, así ya no ves que gotea, pero por dentro como no te diste cuenta que la tubería estaba perforada, en poco tiempo se cae toda la pared.

Es un ejemplo sobre lo que tú haces con tus hijos cuando los llevas a terapia. Quieres tapar el hoyo en la pared cuando es la tubería la que está mal. Pero qué tal si resanas la tubería, es decir trabajas desde la causa, así tu hijo jamás estará yendo a terapia, aunque haya sufrido abuso.


He tenido casos de padres de niños abusados en sesión. El niño después de dos o tres terapias sabe manejar muy bien el tema. En cambio tú, llevas diez años y no puedes superar ese conflicto porque el chip o el procesador que traes es distinto al suyo. Pero el hecho de que lleves diez años sin superarlo, eso sí le afecta a tu hijo enormemente.

¿Angeloterapia para niños?

Yo veo angeloterapeutas que quieren sanar a los niños, Pero, ¿qué estás pensando?, ¿qué tienes que enseñar al niño que sí está conectado con su futuro y con sus ángeles?, ¿qué crees que le tienes que enseñar tú al niño? Digo, sí a ti sólo te condiciona tu pasado, ¿qué crees que le puedes enseñar a un niño que está conectado con su futuro, tú con todo tu pasado? Nada, de veras nada. Si tú intentas enseñar algo a un niño, estarás enseñándole tus paradigmas viejos, tu procesador pasado y más en una terapia. Y puedes decir: “bueno es que no es terapia para sanar, es para que lo ayude a conectarse con sus ángeles”. El niño se conecta mejor que tú. Se conecta mejor que todo, con sus ángeles. Ni en eso lo puedes ayudar.

Si tú eres la madre o el padre de ese niño, por favor ponte en el modo receptivo y trata de aprender de tu hijo. Tú sólo puedes ayudar a darle contención mientras el niño va avanzando. No lo lleves con un terapeuta, aunque se Angeloterapeuta. Porque el niño ya sabe cómo conectarse. Nosotros lo tenemos que aprender.

Por eso a un bebé le das un teléfono celular y lo sabe manejar. Y tú no. El niño de un año no sabe leer y, ¿por qué puede manejar muy bien un teléfono celular? y tú por más instrucciones detalladas que encuentres en YouTube nomás no le das. Él no sabe leer y ya supo cómo porque está conectado con su futuro y porque trae la velocidad ya integrada. Desde esa lógica te pregunto, ¿confiarías a tus hijos en manos de un terapeuta que sólo con su pasado va a estar intentando educar a un niño? No lo hagas.

Nosotros sí necesitamos instrucciones, ellos ya no. Necesitan contención. Ahora tienes que ser esa madre guía, Omega y no Alfa.

Madre Omega y Madre Alfa

Alfa es el pasado y Omega es el futuro. Madre Alfa es aquella que sólo se basa en sus instintos pasados, piensa: “yo tengo que proteger a mi hijo, yo tengo que decirle cómo se tiene que comportar en la vida, yo tengo que educarlo, yo tengo que decirle lo que más le conviene en este mundo depredador”. Y si alguien toca a su cachorro sale esa madre Alfa con uñas y dientes a atacar a quien se le ponga enfrente. La madre Alfa sólo está en modo supervivencia, únicamente en el instinto, en el pasado. No puede abrir su mente a algo más global, más universal. Se basa justo en la protección, solamente en la protección.

Los niños de ahora son más independientes emocionalmente. Por eso te duele que tu hijo no quiere estar contigo. El adolescente lo que menos quiere es estar con sus padres, traen esa independencia emocional. Eso es lo que nos están mostrando. Durante mi visita en Los Ángeles, California me decían: “¿cómo es posible que estamos en la mesa comiendo y ya no hay intercambio de palabras, ya no hay comunicación? Nuestros hijos están ahí con el teléfono celular todo el tiempo, y ya se quieren ir, rápido”. Otros dijeron: “Lo que yo hago es precisar: aquí no se usan celulares, para que por lo menos podamos comunicarnos”. Paradigma viejo. Pero te dicen: “¿cómo voy a soltar esa forma de comunicación afectiva con mis hijos?”. En cambio, los chicos consideran que esa forma de comunicación es obsoleta. Ellos están viviendo la transición hacia una nueva forma de comunicación. Nosotros hablamos y no decimos nada.La madre Alfa es modo supervivencia.


La madre Omega sabe que su hijo tiene un plan de vida que cumplir aquí, sabe que trae sus propios temas para aprender, sus propios errores a transitar, que trae un camino y le permite que la vida le vaya mostrando lo que su hijo va necesitando, sin querer controlarlo todo. Además, hay una característica inevitable, no trata de evitarle el sufrimiento a su hijo. Eso de "que nadie me lo toque", no. Porque justamente en esas experiencias van fortaleciendo su plan de vida, todo lo que va a necesitar y lo hace desde pequeño. La madre Omega observa lo que su hijo le está mostrando, cómo el futuro está actuando a través de él, con aprendizaje.

Cuando tu hijo está conectado con su futuro y conectado con los guías está con una antena receptora de alta velocidad. Entonces, él te dará las respuestas.

Madre Omega: escucha, observa a tus hijos. Mantente abierta a nuevas posibilidades.

Reflexiones Finales

El niño ya trae mucha independencia y lamento decirte que va a romper tu corazoncito. No va a querer estar contigo así que no lo manipules, eso lo vas a destruir.

Cada vez llegan más niños autistas, sí. Porque nos vienen a mostrar también como humanidad algo que nosotros no podemos todavía integrar, que son nuestras habilidades. Ellos demuestran habilidades distintas y te muestran con todo su cuerpo la cruda realidad que hay en tu transgeneracional, te lo muestran de manera muy cruda, muy directa.

La hiperactividad no existe. El planeta es hiperactivo. A los lentos nos molesta. Nos está mostrando el déficit de atención: qué aburrida es tu información, qué aburrido es tu programa, qué aburridas son tus rutinas, qué aburrido es tu mundo.

Los jóvenes de hoy perciben la guía y van tras ella. Nosotros recibimos la guía y la cuestionamos con todo nuestro bagaje del pasado para no cambiar porque nos aterra el cambio.


¡Gracias por haber llegado al final de estas letras! Nos leemos muy pronto.


Grisy Nava

______________________________________________________________________

Sígueme en mis redes sociales y página web para tener más contacto con tus Ángeles!

Facebook

Instagram

Spotify

YouTube

#Futuro #Niños #GrisyNava #Madres #Educación #Tecnología #Angeloterapia #Angeloterapeutas


© Angeli para ti. 

Whatsapp: +52 1 55 1746 6706

equipo@grisynava.com​

Lunes a viernes de 9:00 a 19:00 hr CDMX

  • Facebook
  • Youtube
  • Instagram
  • Spotify