• Grisy Nava

¿ESTÁS EN TU MISIÓN O ESTÁS EN SUMISIÓN?


Los ángeles me decían, cuando estás en sumisión ante cualquier persona, estás viviendo en su-misión, no la tuya.

Estamos sometidos en muchos aspectos en nuestra vida, y a veces lo hemos elegido así nosotros mismos. Quizá no haya sido una acción tan consciente, pero sí decidimos que así fuera.

Este tema es muy importante porque necesitamos más libertad. Necesitamos ir conociendo, como seres humanos, lo que es tomar decisiones libremente.

No le tengas tanto miedo a tus equivocaciones, porque eso te mantiene estático. No puedes avanzar rápido por temor a equivocarte, por pensar que algo puede salir mal.

Esta vida está hecha para experimentar la mayor cantidad de matices que podamos. Nuestra existencia, nuestro paso por este terreno que es la Tierra es exploratorio, vamos a ser esos científicos de exploración de vida. Por lo tanto, hay que vivir las equivocaciones

Pero como tememos a equivocarnos, y queremos ir siempre a lo seguro vamos más lento de lo normal; y la vida va a un ritmo muy rápido y tendrá que hacer todos los ajustes necesarios para seguir en esa vibración de quinta dimensión, que es rápida.

¿En qué área de tu vida estás haciendo su-misión? Puedes estar haciendo la (su) misión de tu pareja, por ejemplo.

Las madres están viviendo tal vez la misión de sus hijos, no la suya. Hay quienes están viviendo la misión de sus jefes, no la suya. ¿Estarás viviendo a lo mejor la misión de tu gobierno, no la tuya? ¿Estarás viviendo la misión del banco que te indica monetariamente cómo debes vivir?

¿QUÉ HACER SI ME DESCUBRO EN SU-MISIÓN?

Primer paso: me reconozco en sumisión ante alguien. Ponle un nombre, el de la persona ante la que te encuentras en esta situación.

A veces no nos damos cuenta de que por protección, por seguridad elegimos vivir su-misión. Recuerda que ese es el modo supervivencia.

El modo supervivencia es decir: “no sé cómo hacerme responsable de mi vida, no tengo responsabilidad”. Y la responsabilidad es darle respuesta a lo que la vida me trae la vida.

Cuando estamos asustados y nos volvemos simplemente un ser que tiene que sobrevivir, protegerse de las agresiones de la naturaleza, de los otros, del ambiente, vamos a preferir estar en su-misión.

Esto es algo natural, cuando la biología detecta que tú te encuentras en tal debilidad se va a someter ante cualquier otro líder porque sabe que así estás más segur@.

Ahora, la misión de vida no es eso que a veces la mente te dice. Por ejemplo: “me tengo que dedicar a algo que me dé mucho dinero, que me haga feliz” y también la trampa de que ayude a otros.

Sí venimos a hacer una mancuerna con otros y te vas a ayudar a ti mismo a a través de otros. Pero no es lo mismo caer en esa trampa de que la misión de vida simplemente sea algo a lo que te tienes que dedicar. Se trata de ser, ya no tanto de hacer. Se trata de ser en lo que haces.

LA MISIÓN FAMILIAR

Te puedo decir que también vivimos la misión de nuestra familia, eso nos corresponde a todos, tenemos una misión de vida familiar, eso es un hecho.

Llegamos a un clan familiar, no nacemos solos en la vida, nacemos en un árbol familiar que tiene temas temas muy importantes.

Aquí te recomiendo que valores mucho la información que puedas obtener de tu familia porque te hará libre. Investiga qué estaba sucediendo con tu mamá cuando se hizo novia o cuando se casó con tu padre. Averigua qué estaba pasando con tu mamá durante el embarazo, qué estaban pasando como pareja en tus primeros años de vida, qué pasó con tus abuelos, bisabuelos. ¿A qué se dedicaban, cuáles son los dramas familiares más fuertes en la familia? Porque seguramente tú los estás viviendo. Por eso es necesario saberlo, no para juzgarlo sino para hacerte responsable de eso que elegiste venir a vivir con mi familia.

Normalmente con la familia tenemos esa su-misión. Me he dado cuenta en muchas sesiones de terapia de que la carrera que escoges para estudiar, los primeros trabajos que tienes, sobre todo aquellos que no te apasionan y sólo te hacen sobrevivir, los está gestionando el inconsciente con toda la información familiar.

Al inconsciente no le puedes decir nada sobre la felicidad, él no comprende eso, él se maneja en términos de información y de supervivencia. Esa parte familiar es la que está haciendo efecto en lo que te dedicas al principio de tu vida laboral, que trae desgano al hacerlo. Que no te da abundancia económica, y te mantiene en modo supervivencia.

Sí estás haciendo misión de vida, pero estás en su-misión de tu familia. Aquí encontramos los múltiples familias que en generaciones arriba se arruinaron económicamente o han padecido hambre, y por lo tanto, a ti te toca trabajar en un banco.

Esa misión que estás haciendo es justo la que la que va a dar la información que ha hecho falta en tu clan.

Otro ejemplo clarísimo, que yo viví en carne propia en mi familia, hay algunos artistas frustrados con mucha creatividad, con el don artístico pero que no se han dedicado a eso no. Entonces vengo yo, y siendo una mente matemática-física-científica, que era lo que me apasionaba de chiquita, por azares de la vida estudié diseño gráfico.

Fue una decisión tomada casi en un instante, no pasó ni por mi consciente siquiera. Me lo cuestioné después: ¿qué me llevó a estudiar eso? Yo quería ser doctora de chiquita, jugaba a ser maestra. Entonces, la misión familiar me llevó a su-misión de los ancestros. Mis tías, artistas frustradas, me llevaron a estudiar eso inconscientemente.

Somos seres que vivimos en clanes para sobrevivir, pero ahora quiero decirte que ya no estamos en ese peligro. Necesitamos ser más conscientes de que tenemos muchas posibilidades frente a nosotros. Necesitamos activar conciencia por supuesto

EL MOMENTO DE CONCIENCIA

Lo primero es darte cuenta. Hacer clic con la información, ahí está el paso más grande. ¿Qué percepción tienes de eso?

Imagínate, cuando yo me enteré y mi percepción se dio cuenta de que era una repetición, que estaba viviendo la misión de ellos y no la mía en términos laborales, me di cuenta de que ya podía elegir libremente.

Antes de la “caída de veinte”, no te quitas la venda de los ojos. Pero a partir de reconocer esa información, lo que hagas lo harás para ti y sabiendo que de todas maneras eso ayuda al clan.

Actuar así es vivir más consciente.

DOS CASOS REALES PARA EJEMPLIFICAR

Te voy a poner otro ejemplo, yo estaba en una reunión de navidad con una familia de contadores: el abuelo, el padre, el hijo. Yo veía al hijo, por su energía que era sumamente creativa, le pregunté a qué se dedicaba. Me dice “soy contador”.

Cuando alguien me dice algo, veo si va con su energía o no, y en ese momento su respuesta fue un shock para mí.

Le dije: “ay, qué extraño, ¿y sí quisiste estudiar contabilidad?”. Me respondió que sí, pero yo le dije que lo percibía como con otros talentos: comunicación, arte, creatividad porque se le notaba en su información. Me comentó que ya se lo habían dicho antes pero que a él no se le había ocurrido. En la plática le mencioné lo curioso de que todos en la familia fueran contadores: su abuelo, su papá con quien además trabajaba … ¡Vaya su-misión! Pero a veces nos compramos la idea de que nos gusta.

SEGUNDO CASO

En una sesión que tuve, la chica se dedicaba a temas administrativos de alguna tienda de muebles. Lo primero que sus guías me enseñaron fue que ella estaba enseñando en un kinder.

En las cartitas le salió “tu misión de vida tiene que ver con enseñar o criar niños”. Jamás en su

vida se había dedicado algo así, había estudiado algo completamente distinto. Ni siquiera tenía hijos.

Por donde le buscáramos, los niños no estaban en su historia, pero los guías lo mencionaban. Y a lo que voy con esto es que podría ser algo completamente opuesto a lo tuyo, pero será tu misión no su-misión de la familia.

En esa sesión, los ángeles le dijeron algo muy importante: es algo nuevo te va a asustar y vas a querer regresar a la madriguera.

Pero no te vuelvas a comprar lo seguro, tu misión nueva es eso: algo nuevo. Que no te asuste estudiar algo, si vas a aprender a hacer lo tuyo, ten por seguro que vas a dar con los mejores maestros, porque te los van a traer.

Los guías te ponen en las circunstancias correctas. Ahora estamos en la mejor época donde todos tenemos los potenciales disponibles a la mano. Cada vez hay más personas que son autodidactas, y ahora lo que más se valora no es el título o en dónde estudiaste, sino que demuestres tus talentos.

En este tiempo, somos nosotros los principales recursos con nuestros dones y talentos.

LA CLAVE: EL ENTUSIASMO

Es muy importante observarte, ver si donde te encuentras ahora te da abundancia, si te sientes pleno, si cada día te sientes lleno de entusiasmo.

La palabra entusiasmo significa “dios en ti”, pues se está expresando tu divinidad ahí, por eso te produce entusiasmo, porque estás sirviendo a otros, estás aprendiendo de lo que haces. Estas son las claves para saber que estás en tu misión.

Y es que al cumplir con tu misión también estás cumpliendo la misión familiar porque, por ejemplo en mi caso hay muchísimo que sanar y al dedicarme a lo que me dedico, le doy información al clan de lo que nos ha faltado.

Ahora que lo ves, tú también puedes tomar una decisión y preguntarte: ¿ qué puedo hacer para sacar mi mayor potencial en mí y cómo puedo mejorar mi misión?

Simplemente lanzando preguntas al universo, se abre el desdoblamiento del tiempo y se empiezan a contestar. Las respuestas están en el futuro, pero si no las preguntamos, ¿cómo se acercan?

SOBRE LOS HIJOS

Creemos que los hijos son de nuestra propiedad. Primero date cuenta de que sí tuviste la misión de venir a traerlos al mundo, pero no tienes la misión de controlarles la vida.

Ellos vienen con su plan, con todos los recursos que van a necesitar, con un camino de vida trazado con sus guías. Claro que tuviste contacto con ellos antes a nivel álmico, pero ellos traen un plan a vivir y tú no les puedes echar a perder el plan.

¿Qué es lo mejor para que no vivas la vida de tus hijos? Buscar la tuya y entregar la de tus hijos. Tú vas a ser un guía de para ellos, pero hasta muy corta edad.

ALINEARTE CON TU MISIÓN

Escucha la guía que te dan los ángeles, escucha tu cuerpo y escucha tus impulsos internos porque no siempre vas hacia un mismo camino. Más ahora que la vida está cambiando constantemente.

No te quedes mucho tiempo donde estás, porque la misión se transforma todo el tiempo, esa es otra otra de las de las pistas que tenemos: cuando realmente estamos en nuestra misión no se nos obliga a transformarnos todo el tiempo.

Si te sientas perdid@ sobre tu misión de vida, ¡qué bueno! Porque es el primer paso para dejar de controlar. Di: “no sé, pero permito que se acerque a mí una nueva posibilidad, les dejo que me guíen hacia el siguiente paso a dar”. Tus guías no te obligan a nada, sólo te muestran las opciones.

No necesariamente tiene que llegar a algo como un portazo, no me divorcio, renuncio, lo dejo. No se trata de eso, sino de que veas y hagas los ajustes en ti. Entonces la situación se va a transformar, no sabemos si se tiene que ir por completo o se transforma, pero el primer paso es interno y es en tu percepción.


Gracias por acompañarme en este espacio, como siempre espero que esta reflexión se de gran utilidad para ti. ¡Bendiciones!

Grisy Nava

______________________________________________________________________

Sígueme en mis redes sociales y página web para tener más contacto con tus Ángeles!

Facebook

Instagram

Spotify

#Angeles #MisionDeVida #Dones #Talentos #ClanFamiliar #Hijos

© Angeli para ti. 

Whatsapp: +52 1 55 1746 6706

equipo@grisynava.com​

Lunes a viernes de 9:00 a 19:00 hr CDMX

  • Facebook
  • Youtube
  • Instagram
  • Spotify